22 abr. 2015

¿Dices que quita la hierba en bici? No, con la bici



Siguiendo con el artículo donde os dábamos a conocer las técnicas utilizadas por l@s chic@s de A Chordiga para controlar la flora arvense de su huerta, en esta ocasión es turno para Ramón Aljibe, otro compañero de la cooperativa que cultiva una huerta en la localidad de Bierge, en pleno parque de Guara.

Si en alguna ocasión os habéis acercado por el mercado agroecológico de Zaragoza y nos habéis comprado un manojo de espinacas, rabanitos, tomates de infinidad de formas y colores, judías verdes o secas… es muy probable que hayan sido cultivadas por las expertas manos de este joven horticultor. Y si no las habéis probado, ¿a qué estáis esperando?

 

Ramón, para desherbar en su huerta, habitualmente hace uso de la bici-azada, un curioso aparato con una cuchilla en su parte inferior la cual es la encargada de arrancar o cortar las plantulitas que aparecen junto al cultivo. Porque él sabe que el momento óptimo para arrancarlas y evitar que compitan con la verdura es cuando están en sus primeros estadíos, es decir, con apenas 2 o 3 hojas. El resultado, en las imágenes podéis verlo, un huerto donde las verduras y hortalizas crecen vigorosamente y sin competidores.

 

Las cebollas son un cultivo algo más delicado porque, puesto que hacen poca masa foliar, nunca llegan a cubrir y sombrear el suelo y por tanto, no son unas buenas competidoras con la flora arvense. Es por ello que hace uso de malla anti-hierba previamente perforada, de este modo no hay necesidad de desherbar salvo en ocasiones puntuales, la propia malla calienta el suelo favoreciendo el crecimiento de las plantas, y lo mejor de todo, una vez cosechadas las cebollas, la malla puede ser reutilizada.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario